logo black november
Potencia tu carrera como asesora de imagen con seis de nuestros mejores cursos a un precio imperdible

Mejora tu salud física entendiendo la diferencia entre ejercicio y actividad física

Eleva tu bienestar: Mejora tu salud física entendiendo la diferencia entre ejercicio y actividad física.

En nuestra búsqueda constante de bienestar y felicidad, a menudo descuidamos un componente crucial: nuestra salud física. Es fácil subestimar su importancia en medio de la rutina diaria, pero la realidad es que la salud física juega un papel fundamental en nuestro bienestar general. Desde la energía con la que nos levantamos, hasta cargar las bolsas del supermercado, e incluso nuestra salud mental, nuestra salud física es el cimiento sobre el cual construimos una vida plena y satisfactoria.

La salud física no se trata de tener un cuerpo atlético o de cumplir con estándares de belleza preestablecidos. Se trata de sentirnos fuertes, enérgicos y capaces de enfrentar los desafíos diarios con confianza y vitalidad. Cuando descuidamos nuestra salud física, nos volvemos más susceptibles a enfermedades, nos sentimos cansados y agotados, y nuestra calidad de vida se ve afectada de manera significativa.

¿Cómo mejorar tu salud física?

Mejorar tu salud física no requiere cambios drásticos ni sacrificios extremos. Más bien, se trata de adoptar hábitos saludables que puedan integrarse fácilmente en tu estilo de vida y tu rutina diaria. Dos de los pilares fundamentales para mejorar la salud física son el ejercicio y la actividad física. Sabemos lo que estás pensando, por mucho tiempo hemos pensado que la actividad física y el ejercicio son lo mismo, pero no lo son, y hoy queremos que aprendas la diferencia y cómo puedes incorporarlos en tu rutina diaria.

Actividad física: Más que solo ejercicio

La actividad física abarca cualquier movimiento que implique el gasto de energía por parte del cuerpo. Esto puede incluir actividades cotidianas, como caminar, subir escaleras, hacer tareas domésticas o jugar con los niños o tus mascotas. La clave de la actividad física es que implica movimiento, sin importar si es planificado o estructurado. Sabemos que puede ser complicado incorporar la actividad física en nuestra rutina, especialmente, si tenemos trabajos en oficina o que no requieran desplazarse o moverse mucho, por ejemplo, si tu oficina está en tu casa y no tienes una plena intención de moverte un poco, podrías pasar horas sentada frente al computador.

La actividad física nos ayuda a fortalecer nuestros músculos y huesos, mejorar la circulación sanguínea y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad. También prepara tu cuerpo para enfrentar mejor las enfermedades y te prepara para tener una mejor vejez con mayor movilidad y calidad de vida. Es importante integrar la actividad física en nuestra rutina diaria. Esto puede incluir caminar o ir en bicicleta al trabajo, sacar a tus mascotas a un paseo un poco más largo, tomar las escaleras en lugar del ascensor, realizar pausas activas durante el trabajo y realizar diferentes estiramientos.

Ejercicio: Una forma planificada

Por otro lado, el ejercicio se refiere a una forma planificada y repetitiva de actividad física con el objetivo de mejorar o mantener la salud física. El ejercicio suele tener un propósito específico, como mejorar la fuerza, la resistencia cardiovascular, la flexibilidad o la composición corporal. Ejemplos comunes de ejercicio incluyen correr, nadar, levantar pesas, practicar yoga o participar en clases de entrenamiento, como baile, por ejemplo. El ejercicio no solo fortalece nuestros músculos y mejora nuestra resistencia física, sino que también tiene un impacto positivo en nuestra salud mental. Ya sea que prefieras correr al aire libre, practicar yoga o levantar pesas en el gimnasio, encontrar una actividad que disfrutes te ayudará a mantenerte motivada y comprometida. Lo ideal es realizar al menos 30 minutos de ejercicio, 5 días a la semana.

En resumen, aunque actividad física y ejercicio son términos relacionados, tienen diferencias importantes. La actividad física se refiere a cualquier movimiento que implique gasto de energía, mientras que el ejercicio es una forma planificada y repetitiva de actividad física con el objetivo de mejorar la salud. Integrar ambas en nuestra vida diaria es esencial para mantenernos saludables, en forma y felices a lo largo del tiempo.

Inscríbete a nuestra lista de espera y recibe información sobre nuestros próximos programas de bienestar

Mejora tu salud física entendiendo la diferencia entre ejercicio y actividad física