¿Qué es el Ikigai?

La palabra Ikigai viene de las expresiones IKI que significa vida y GAI que hace alusión a motivo, sentido, resultados, valor y merecer la pena. Para los japoneses el IKIGAI conecta con el sentido de la vida, es aquello por lo que merece la pena vivir, lo que hace que nos levantemos cada mañana, la felicidad de hacer cosas que nos complacen, la realización personal y la motivación. La mezcla de todos estos elementos desencadena bienestar, salud y longevidad (larga duración de la vida).  

En el IKIGAI personal intervienen 4 grandes factores:

ikigai-igrow-academy
. Las cosas que amas y que te gusta hacer.
. Aquello en lo que eres bueno.
. Lo que el mundo necesita.
. Por lo que te pagan.
Para vivir en bienestar y encontrar nuestro IKIGAI personal, deberíamos conectar estos 4 factores con nuestra vida y nuestras actividades del día a día. Para eso, es importante que emprendas un proceso de autoconocimiento profundo que te aproxime a tu IKIGAI personal y con ello llevarte grandes elementos o insights para modelar tu vida, tu proyecto de emprendimiento y tu marca personal. Vamos a centrarnos en cada uno de estos 4 elementos para que comiences a conocerte y puedas acercarte a tu IKIGAI personal:  

1. LO QUE AMAS O TE APASIONA

Piensa en aquellas actividades que disfrutas hacer, que te permiten estar 100% presente, estar centrado y enfocado. Eso que disminuye tu ansiedad, preocupación, malestar o incluso tus resentimientos. A esto se le llama entrar en estado de flujo o la zona, un estado mental operativo en el cual una persona está completamente inmersa en la actividad que ejecuta. Se caracteriza por un sentimiento de enfocar la energía, es lo que te apasiona tanto, que te hace sentir como un niño jugando.  

2. LO QUE EL MUNDO NECESITA

Sabemos que se siente bien cuando recibes dinero a fin de mes, pero si además sientes que aportas tu granito de arena y haces un mundo mejor, te da un plus de motivación y satisfacción. Si ayudas, motivas, inspiras, enseñas y por supuesto encuentras la manera que te paguen por eso, significa que encontraste tu vocación.  

3. AQUELLO PARA LO QUE ERES BUENO

Piensa en aquellas habilidades que te vienen dadas desde niño o por tu formación profesional, experiencia laboral, hobbies o pasatiempos. Aquellas destrezas que estás dispuesto a realizar con disciplina y compromiso. Te recomiendo que te observes a ti mismo y hagas una lista de aquellas habilidades naturales que detectas en ti. Por otro lado, puedes preguntar para qué eres bueno a personas en diferentes círculos de tu vida, por ejemplo: familiares, pareja, compañeros de estudios, colegas, mentores, profesores, entre otros. Esto te ayudará a conocer todas las cosas que los demás ven en ti y que desconoces.  

4. AQUELLO POR LO QUE TE PAGAN

Identifica ¿Qué de lo que se te da bien, te gusta hacer y construye sociedad, te va a permitir generar ingresos y abundancia? Conecta lo que te gusta hacer y aquello para lo que eres bueno con un intercambio de valor, es decir convierte tus pasiones en generadoras de ingresos. Permite que el Ikigai funcione como brújula de tu vida. Te aseguro que será la mejor guía para encontrar la trayectoria y alinear todas las acciones que te orienten hacia el norte, es decir, tu propósito. Ten presente que el Ikigai es un camino, no un destino. Disfruta cada momento, cada paso que des en la vida. Al final tú eres el dueño de tu vida.

¿Quieres aprender
a crear tus metas?

como crear tus Metas 2022